Las amenazas de virus, spyware (software espía) y problemas de rendimiento en las redes LAN en general reciben una gran atención por parte de los departamentos IT en la protección de datos y servidores. Sin embargo, las condiciones ambientales que se alcanzan dentro de una sala de servidores pueden causar daños muy significativos. Es importante monitorizar y controlar constantemente los parámetros ambientales de los racks, armarios y centros de proceso de datos.

 

Un reciente artículo publicado por nuestra representada The IMC Group nos explica cuatro parámetros ambientales clave a controlar para extender al máximo la vida útil de los sistemas y optimizar su estabilidad.

Temperatura

  • Es importante evitar el sobrecalentamiento, por eso si no se garantiza de forma pasiva la temperatura, hay que controlar y poder regular la temperatura ambiente de la sala.
  • El rango óptimo para garantizar la fiabilidad del equipo es normalmente entre 21 y 23°C. Estas temperaturas no sólo son adecuadas para trabajar sino que permiten reaccionar con mayor margen de maniobra en caso de fallos de aire acondicionado.
  • La temperatura del hardware puede alcanzar 20°C más que el área del entorno. Por lo tanto, lo ideal es medir la temperatura en varios puntos de la sala de servidores. Gometrics recomienda realizar un estudio térmico con un mapeo de la sala mediante el cual se identifiquen los puntos calientes. Esto es relevante ya que ayuda a eliminar el riesgo de incendios.

 

Humedad

  • La alta humedad provoca condensación en el hardware que puede conducir a oxidación y cortocircuitos.
  • La baja humedad podría dar lugar a la formación de electricidad estática.
  • Hay que asegurar que los niveles de humedad se mantengan entre 45% y 60% de humedad relativa para lograr un funcionamiento seguro.

 

Agua

  • Evitar que el agua y los componentes eléctricos se mezclen dentro de las salas de servidores, por lo tanto evitar las posibles inundaciones.
  • Tener en cuenta problemas cómo fugas en tuberías, posibles infiltraciones por lluvia intensa, condensaciones en bandejas de aire acondicionado.
  • La detección de agua puede añadirse de manera sencilla y económica al sistema de monitoreo ambiental, proporcionando alertas en tiempo real de posibles daños.

 

Flujo de aire

  • El sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC) debe estar dimensionado para la cantidad de calor que se espera generar, pero también debe tener en cuenta la posibilidad de puntos calientes y picos de consumo.
  • La mayoría de los dispositivos aspiran el aire frío hacia adentro y dejan salir el aire caliente por la parte posterior, de modo que el flujo de aire debe ser suficiente para evitar que el aire caliente sea aspirado por el siguiente rack (o bastidor) de equipos.

 

En conclusión, el monitoreo y control ambiental es crucial en una sala de servidores. Proporciona la información térmica en tiempo real con alertas para ayudar a prevenir la caída de los equipos, identifica áreas con puntos excesivos de calor, reduce los costes y ayuda a evitar cualquier posible incendio en la sala.

 

Un buen control ambiental total se consigue fácilmente contratando un primer servicio de mapeo térmico de la sala y posteriormente instalando un sistema de monitoreo ambiental como el Synergy de Hanwell.

 

Sensor de calidad del aire Climabox

Servicios de mapeo térmico Gometrics

 

Productos relacionados:

Synergy software

SR2

Póngase en contacto con nosotros para obtener más información.